martes, 3 de julio de 2012

Alimentación para la Fertilidad Masculina


La alimentación y la fertilidad se encuentran emparentadas a la hora de buscar un embarazo, pero no solo la alimentación, podemos decir que todo el estilo de vida que se lleve a cabo tiene influencia a la hora de aumentar las posibilidades de concebir un bebé. Una de cada seis parejas que buscan un embarazo tienen problemas de infertilidad, en una tercera parte de estos casos la dificultad radica en la pareja masculina. En algunos casos la infertilidad masculina esta relacionada con un conteo de espermatozoides bajo o también con baja movilidad de los mismos, entre otras causas.
Mejorando la alimentación y estilo de vida se puede mejorar la fertilidad del hombre.

Alimentación y fertilidad, sugerencias:

-Consumir 2 tazas de vegetales y 2 tazas de fruta por día, tratando de variar los colores: verduras de hoja verde, tomate, naranjas, manzanas, kiwis, arándanos, frutas silvestres, melón, etc.
-Seleccionar alimentos de granos enteros, no refinados. A grandes rasgos podriamos sugerir entonces para un día tipo: un plato de avena (para el desayuno) , 2 rebanadas de pan integral (para el almuerzo) y 1 taza de arroz integral (para la cena).
-Consumir lácteos descremados: estos aportan proteínas, vitamina D, calcio los cuales mantendran al organismo funcionando correctamente. La sugerencia es consumir 3 porciones de lácteos semidescremados o descremados durante el día, un ejemplo de esto puede ser: 1 vaso de yogur, 1 taza de leche y 1 cassette (como los viejos cassette de música) de queso compacto.
-Reducir el consumo de carnes rojas y elegir carnes magras como pueden ser la pechuga de pollo, el pavo y el pescado. También son útiles las fuentes de proteínas de origen vegetal como las frutas secas (nueces por ejemplo), tofu y semillas.
-Reducir las fuentes alimentarias de grasas "malas": carnes rojas (grasas saturadas), lácteos enteros y frituras. Las fuentes de grasas buenas se pueden obtener comiendo una ración (un puñado pequeño de nueces o almendras y usando aceite de oliva extra virgen para condimentar preparaciones (1 cuchara de postre al mediodía y otra a la noche).


Vitaminas y minerales

Un adecuado aporte de vitaminas y minerales contribuye a que el organismo sintetice de forma correcta los espermatozoides:
-La escasez de vitamina C y zinc puede provocar que los espermatozoides se aglutinen. Se sugiere para los hombres un consumo de 90 miligramos de vitamina C por día, esta vitamina se encuentra presente fundamentalmente en las frutas cítricas, kiwis y verduras. La cantidad que un hombre debería consumir de zinc se encuentra en alrededor de 11 mg. El zinc se puede encontrar en las aves, carnes rojas, legumbres, castañas de cajú, cangrejo y ostras.


Otras cuestiones a tener en cuenta para mantener un estilo de vida saludable son:

-No excederse con el alcohol: No consumir mas de 2 medidas por día. Existe una relación entre el exceso de alcohol y la síntesis baja de espermatozoides saludables y normales.
-Evitar fumar tabaco y marihuana: el consumo de tabaco se relaciona con la menor contabilización de espermatozoides y con menor movilidad de los mismo, en tanto fumar marihuana por un período se relaciona con la baja cantidad de espermatozoides y problemas con el esperma.
-Tener un peso saludable: El sobrepeso y obesidad pueden traer problemas hormonales los cuales pueden repercutir sobre la fertilidad. El hecho de comer menos alimentos procesados y comer mas vegetales, frutas, alimentos integrales, grasas de buena calidad y proteínas magras hace que el consumo de calorías vacias disminuya. Hay que tener en cuenta que el bajo peso tampoco tiene un impacto positivo en la fertilidad.
-Practicar ejercicio regularmente pero sin exagerar: realizar ejercicio 5 dás a la semana en sesiones de 30 minutos puede ser una buena medida. Demasiado ejercicio puede alterar los niveles de tetosterona provocando consecuencias negativas en el recuento de espermatozoides. Es importante también evitar el uso de esteroides ya que pueden reducir el tamaño de los testículos y afectar la fertilidad.

Fuente: Asociación Dietética Americana