jueves, 12 de septiembre de 2013

¿Dieta de 600 calorías diarias?


La dieta de 600 calorías diarias se encuentra dentro del grupo denominado de las “dietas de muy bajas calorías” (son las que tienen menos de 800 calorías). Esta dieta que están tan de moda y son muy difundidas en los medios de comunicación no son simples ni son inocentes. La sociedad argentina de nutrición elaboró un comunicado donde resaltan los siguientes puntos:

-La dieta que poseen un contenido de 800 calorías o menor son un recurso que serán usados en personas con obesidad mórbida y exclusivamente bajo supervisión médica y por tiempo cortos.

-Su uso extendido en el tiempo y sin un control adecuado puede traer aparejado graves problemas para la salud entre los cuales se pueden nombrar: trastornos de la conducta alimentaria, depresión, litiasis vesicular, osteoporosis, depresión, arritmias, pérdida de músculo y efecto rebote.

-Las entidades alrededor del mundo se han pronunciado en contra de su uso, sólo aplicándose para situaciones especiales, como la preparación para cirugía bariátrica en la cual se podrá usar por períodos de siete a 14 días o hasta un máximo de 12 semanas dictadas y monitoreadas por un equipo de salud.

Cuando hablamos de bajar de peso debemos conocer un principio básico que es que, debemos quemar mas calorías que las que ingresan al cuerpo a través de los alimentos, a este objetivo se puede llegar reduciendo la ingesta calórica e incrementando la actividad física.

Un plan de alimentación que sea considerado saludable no debe aportar menos de 1200 calorías en el día. Se debe generar un déficit diario 500 a 1000 calorías respecto a la ingesta antes de empezar el tratamiento.

Las dieta de 600 calorías diarias o cualquier otra dieta de muy bajas calorías, sólo están indicadas en obesidad mórbida, es decir, que superan el índice de masa corporal de 30. Existen 2 situaciones en que se podrían llegar a usar y son: en la preparación para la cirugía bariátrica, para que el paciente llegue con menos peso a la operación y por consiguiente sea menor el riesgo quirúrgico. Por otro lado existe otra situación en la cual se puede usar por períodos muy breves de tiempo para obtener un “shock de confianza” del paciente y bajar algunos kilos rápidamente (siempre bajo supervisión médica), para así poder después pasar a una alimentación no tan restrictiva en la cual se podrá realizar la reeducación alimentaria.
Publicar un comentario