domingo, 12 de enero de 2014

Consejos de un nutricionista para adelgazar comiendo sano


En muchas ocasiones las personas que logran bajar de peso vuelven a recuperar el peso perdido, pero muchas veces esto sucede ya que se trazan objetivos equivocados y a los cuales es muy difícil llegar y a veces hasta imposible. Cada persona tiene un peso posible cuyo valor es muy diferente en cada caso, en ocasiones no es sólo una cuestión de tener como una referencia a las tablas o índices pertinentes sino que también se debe tener en cuenta la historia personal del paciente con respecto al Peso. Para llegar a ese peso posible se deberán hacer una serie de cambios donde se incluirán la modificación de hábitos alimentarios erróneos, aprender a medir las porciones de comidas, a realizar elecciones adecuadas de alimentos (cuáles son los que nos convienen más y cuáles alimentos nos convienen menos), etc. Es un buen punto de partida tener una idea de cómo es el proceso por eso hemos agrupado las ideas principales en estos 9 consejos de un nutricionista para adelgazar comiendo sano.

1-      Una de las primeras cosas entonces, que debemos tener en cuenta el establecimiento de objetivos realistas y que sean adecuados. Tratemos de establecer objetivos claros y que estén a nuestro alcance y pensemos al tratamiento para bajar de peso como un recorrido, intentemos no estar mirando permanentemente al final del camino si no tratemos de disfrutar el paisaje del mismo ir aprendiendo e incorporando aprendizajes nuevos en definitiva, no servirán para poder mantener el peso y tener una vida más saludable y plena.

2-      El profesional un equipo profesional que nos está tendiendo debe tener o compartir nuestra misma filosofía. Las filosofías de trabajo que atienden solamente el descenso de peso sin importar ninguna otra variable y mide el éxito del tratamiento midiendo sólo los kilos bajados seguramente no nos favorecerá y no podrá prestarnos la ayuda que realmente necesitamos.

3-      Estar motivado y tener claramente en mente las razones por las que voy a ser el tratamiento es fundamental ya que las tentaciones eran muchas, estaremos permanentemente expuestos a las mismas, tendremos que incorporar nuevos hábitos de alimentación y técnicas para poder realizar mejor el tratamiento. Todo esto conlleva una inversión de energía de la cual sólo dispondremos si tenemos realmente la mente clara y con un objetivo preciso.

4-      Muchas veces estaremos expuestos a situaciones que nos “invitarán” a comer alimentos que no estaban previstos, como por ejemplo reuniones sociales, cumpleaños, salía con amigos, fiestas familiares, etc. para lograr salir indemnes por lo menos perjudicado posibles estas situaciones es necesario aprender ciertas técnicas. Éstas técnicas serán apropiadas porque debemos tratar de no apoyarlo solamente en la "motivación".

5-      En estos consejos de un nutricionista para adelgazar comiendo sano es importante también señalar otras variables como por ejemplo: evitar lugares y situaciones que pueden llegar a hacernos comer de más: concurrir a establecimientos de tenedor libre, pizza libre, restaurantes con buffet, etc. en estos lugares los estímulos son demasiado fuertes, entonces puede llegar a derivar en situaciones complicadas que pueden atentar contra nuestro plan de alimentación. El hecho de comer en nuestra casa es favorable ya que allí jugamos de "locales" y tenemos más control de todo lo que pasa por nuestra mesa y por nuestra heladera.

6-      Existe mucha gente que sostiene que sabe que alimentos debe comer para adelgazar o para mantenerse en peso, sin embargo no pueden tener una pérdida de peso. El hecho de conocer la "teoría" no siempre quiere decir que sea fácil llevarlo a la "práctica". Sin embargo la información nutricional es un tema que se debe ir incorporando y asimilando a lo largo del tratamiento. Un paciente que se encuentran en cierto nivel es capaz de discernir que alimento le conviene elegir en comparación con otros, sabe cómo interpretar las etiquetas de los alimentos, se fija en las grasas y azúcares de un alimento, sabe preparar comidas de bajas calorías, etc.

7-      Existen situaciones (no todas) en las que se puede prescribir algún fármaco pero este debe estar suministrado por un profesional idóneo, se debe tener en cuenta que el fármaco funciona como una pequeña duda más y no caer en la “trampa” de que el fármaco es "todo". Un tratamiento de peso bien encaminado no se apoya sobre un fármaco solamente, siempre será de vital importancia la realización de un plan alimentario equilibrado (con la respectiva reeducación alimentaria) y la incorporación, según cada caso en particular, de actividad física. Podríamos decir que la moraleja es que no existe ningún fármaco o pastilla que sea “ milagroso” e inocuo.

8-      Como se nombró en el punto anterior el hecho de realizar actividad física es fundamental, el profesional evaluará según la condición, según diferentes factores como la edad, el sexo, el peso, el estado físico, la presencia de alguna incapacidad física, etc. esta comprobado que las personas que realizan aquí a física tienen una adherencia mucho más sólida al plan de alimentación.

9-      Tratar de cambiar el "chip” en nuestra cabeza y empezar a tratar de pensar que el éxito de un tratamiento no se encuentra solo en la famosa frase "bajé tantos kilogramos”, debemos pensar que el éxito del tratamiento es algo mucho más amplio: bajar de peso es importante sí, pero no es menos importante el hecho de aprender a comer mejor, cambiar hábitos no saludables, sentirnos mejor con nosotros mismos y con más salud.

Espero que estos consejos de un nutricionista para adelgazar comiendo sano hayan sido de utilidad y que puedan ser de ayuda para que puedas elegir los mejores caminos para perder peso.
Publicar un comentario