domingo, 25 de mayo de 2014

En que consisten las dietas milagro y por que pueden ser nocivas para la salud

dietas que no sirven

Las dietas milagrosas para adelgazar se encuentran a la orden del día y son aquellas las cuales prometen pérdidas de peso muy rápidas en un muy breve período de tiempo, las mismas pueden tener consecuencias para la salud física y emocional por eso hay que tener mucho cuidado con las mismas. Estas tienen su origen en publicaciones de un origen dudoso, no tienen sustento científico y no apuntan a los cambios de hábitos alimentarios.

Cuando nosotros estamos buscando obtener resultados que se extiendan en el tiempo deberemos tener en cuenta que estos tipos de dieta sólo sirven para obtener un resultado en el momento, pero no van más allá. Suelen traer efecto rebote, desánimo y frustración por estar haciendonos permanentemente a nuestra situación inicial.

En ocasiones las personas suelen tentarse con “pastillas para adelgazar”, las mismas son un preparado peligroso de diuréticos y anfetaminas entre otros componentes, las mismas provocan un descenso abrupto de peso ocasionado por la pérdida de agua. Junto con el agua  se pierden minerales importantes como el potasio o calcio que son imprescindibles para que la función cardíaca se cumpla correctamente. Entre otros efectos colaterales podemos nombrar: mal humor, desgano, debilidad, junto con un desequilibrio general del organismo.

Muchas dietas prometen descensos de 10 kilos en dos semanas o un mes. El problema es que muchas de estas dietas no aportan los nutrientes ni la energía necesaria para poder realizar nuestras actividades cotidianas y tampoco tienen en cuenta el sexo, la talla, la edad, la actividad física, etc. Además estas dietas no se pueden sostener en el tiempo ya que en general son bastante prohibitivas. Ante la falta de nutrientes en este tipo de dietas podemos incurrir en patologías  tales como la osteoporosis, anemia, problemas cardiovasculares, etc.

Como ejemplo de dietas milagro más conocida tenemos a la dieta de Atkins la cual disminuye de forma dramática los hidratos de carbono (menos de 60 g por día e incluso menos) y aumenta la ingesta de grasas hasta en un 80%. Este tipo de dieta genera toxicidad ya que aumenta la presencia de los cuerpos cetónicos en la sangre (acetona), por eso recibe la denominación de "dieta cetogénica". Los cuerpos cetónicos son sustancias que aparecen ante la restricción de la papa, arroz, pastas, cereales, pan, vegetales, frutas o durante el ayuno, pero desaparecen con una alimentación equilibrada. A todo esto se le suma que en estas dietas que son elevadas en grasas no especifican qué tipo de grasas se deben elegir. Cuando se busca un método saludable las cantidades de grasas no deben exceder el 30% y deben provenir principalmente de alimentos de origen vegetal como los aceites en crudo, semillas, frutas secas y de los pescados (que si bien son de origen animal, aportan grasas buenas).

También cuando consumimos proteínas en exceso se generan en la sangre sustancias como el amoníaco o la urea, lo que hace que el individuo sienta un gran cansancio, además las proteínas sobrecargan la función renal.

Otras dietas como la dieta Scardale está compuesta por un 34% de hidratos de carbono, un 40% de proteína y un 26% de grasas. La cantidad de energía prevista para esta dieta son 1000 calorías y el período de duración suelen ser 14 días. Como se nombro anteriormente estas dieta milagrosas sólo dan resultados momentáneos, luego de un tiempo se gana el peso perdido.

Por lo tanto para adelgazar saludablemente la solución es realizar un plan alimentario que contemple a la persona en forma individual y en el cual se puedan proveer lineamientos y herramientas para que el resultado no sólo sea una bajada de peso transitoria, sino también para poder realizar un buen mantenimiento.

domingo, 18 de mayo de 2014

Razones y factores que te están impidiendo restar kilos.

escalera descendente

Todas las personas tienen sus características particulares y algunas de ellas pueden tener problemas para empezar a restar peso, si vos te encontrás dentro de este último grupo debes revisar si hay alguno de los factores que se enumerarán a continuación que puedan estar influenciándote y que te impidan llegar a tu cometido. Es positivo conocer estas dificultades que se pueden presentar para poder entender el origen del problema y tener mas armas para enfrentarlos.

Pueden ser de varios tipos:

Fármacos: algunos psicofármacos o antidepresivos, corticoides, anticonceptivos, la terapia de reemplazo hormonal en la menopausia, etc. pueden acarrear el aumento de peso.

Enfermedades: algunas enfermedades puede llevar a tener largos períodos de reposo junto con la falta de movilidad y una alimentación inadecuada, pueden hacer aumentar de peso.
Por otra parte algunas enfermedades como el hipotiroidismo o el síndrome de ovario poliquistico pueden dar como resultado un cuadro de sobrepeso u obesidad. El hipotiroidismo provoca que la glándula tiroides fabrique una menor cantidad de hormona (T3 y T4). Así si la T3 y T4 no están en cantidad suficiente en el organismo es probable que el metabolismo se haga mas lento, y que por lo tanto le cueste  mas quemar calorías. Otro síntoma del hipotiroidismo es cansancio y debilidad. No obstante el hipotiroidismo tiene un tratamiento relativamente fácil de llevar a cabo y una vez que es diagnosticado no supone una barrera para bajar de peso. El ovario poliquistico se caracteriza por un exceso en la producción de andrógenos que puede dar como resultado obesidad abdominal, manchas oscuras en cuello y manos, acné, irregularidad menstrual, problemas de fertilidad y aparición de vello en diferentes partes del cuerpo.
Otro de los factores o cuadros que hacen engordar es la insulinorresistencia, que tiene como característica que el músculo e hígado desarrollan una resistencia a la insulina impidiendo su entrada a estos tejidos, el exceso de insulina en la sangre favorece la fabricación de grasa. Cabe destacar que si este cuadro es detectado a tiempo se puede prevenir la aparición del sobrepeso y de la diabetes.

El exceso de alcohol: el alcohol aporta calorías vacías, es decir son calorías que no provee de nutrientes. Un consumo sin control de alcohol en general contribuye al aumento de peso.

Tratamientos inadecuados: las famosas dietas de moda, así también como el uso de anfetaminas pueden desencadenar un aumento de peso que en muchas ocasiones será mayor al peso con el que se empezó el tratamiento, ya que se produce el famoso efecto rebote.

Menarca: las niñas a llegar a la edad de la pubertad (alrededor de los 11 o 12 años) debe enfrentarse a algunos cambios en su organismo, empieza la producción de estrógenos y las niñas tienen su primer periodo menstrual. Se comenzarán a desarrollar los senos, las caderas ensancharán y cambiará la distribución de la grasa corporal. En este período muchos adolescentes aumentan de peso. Al momento de gran revolución hormonal se le debe sumar la ansiedad propia de la edad, que muchas veces lleva a comer en exceso.

Cirugía: una operación o pos-operatorio largo pueden hacer subir de peso.

Embarazo: este es un momento biológico en el cual muchas mujeres tienen tendencia a subir más de peso de lo previsto ya que puede haber una disminución de la actividad o bien porque pueda haber una idea  errónea de que deben comer por dos. También se debe tener en cuenta que para la mujer es un momento biológico especial ya que la misma debe proveer de nutrientes al bebé. Hacer una dieta en este período tampoco es entonces una buena idea ya que puede dar como resultado problemas en el parto o bajo peso al nacer entre otras complicaciones. Es decir la indicación es comer adecuadamente y subir de peso según lo acordado con el médico.

Los estados emocionales: pueden influir sobre una persona y su alimentación dando como resultado un aumento del peso. Determinadas personas comen como resultado de sufrir emociones negativas tales como la tristeza, el aburrimiento, los enojos, el estrés, etc. También existen otras situaciones más puntuales como puede ser las pérdidas familiares, las mudanzas, el casamiento, el divorcio, el comienzo de la escuela, son todas cuestiones que pueden provocar momentos de angustia, cambio o crisis y que en general terminan en un exceso de comida.

Hay otros factores que también hacen engordar y que están relacionadas con el ámbito social:

Cambios económicos-laborales: los mismos pueden influir en nuestras conductas alimentarias. Cuando uno posee un mayor poder adquisitivo generalmente tiene más acceso a alimentos de mejor calidad y en mayor cantidad, también estas personas por tener un mayor acceso al confort o ciertas comodidades puede que sean personas más sedentarias y con menor movimiento.

Situaciones sociales: las fiestas, las reuniones familiares, laborales, de amigos siempre son un buen caldo de cultivo para terminar comiendo de más. Lo importante en estos casos es promover estrategias y herramientas que puedan ayudar a la persona a "defenderse" en estas situaciones pero siempre tratando de no pecar de grosero o antisociable.

La publicidad: los medios de comunicación nos "invaden" permanentemente con publicidades de alimentos calóricos como pueden ser golosinas, gaseosas, postres y nos motiva a un consumo desmedido donde el resultado será el aumente de peso. Existe una cosa mas que empeora la situación y esto es que suelen ser alimentos con alto poder adictivo y moderar su consumo puede ser complicado en  algunas ocasiones.

lunes, 12 de mayo de 2014

Como preparar pastas con menor contenido calórico

plato de fideos
Pastas mas livianas para ahorrar calorías
Muchas personas que se encuentran realizando un plan de alimentación para adelgazar o que lo hicieron en algún momento, se empiezan a preguntar ¿podre comer esto? ¿podre comer esto otro? Y asi´van surgiendo un monton de interrogantes alrededor de si lo que estamos haciendo es correcto o no.  Es muy común que estos interrogantes surgan con las pastas ¿son bajas calorías?  ¿Las puedo consumir? ¿con que frecuencia? La respuesta es sí, se pueden preparar recetas de fideos, ñoquis o ravioles con menos contenido calórico pero siempre tratando de cuidar el tamaño de la porción y el tipo de salsa.
Una de las cosas fundamentales que se pueden hacer es servir las pastas en un plato de postre, no en platos demasiados grandes.La pasta son además carbohidratos de absorción rápida, es decir, cuando la incorporamos mediante nuestra alimentación la misma provoca un aumento de la glucemia y aumentan los niveles de insulina en sangre rapidamente, lo cual hace fabricar mas grasa en el organismo y hace aumentar el apetito para la próxima comida. Pero hay una forma de bajar el índice de absorción de estos azúcares, esto se logra mediante la incorporación de vegetales, es decir, acudiendo a la verdulería y eligiendo alguna de las diferentes hortalizas que se puedan encontrar allí, como por ejemplo: tomates cherry, espinaca, berenjena, rúcula, zapallo, brócoli, morrón, etc. Déjate guiar por tu creatividad para añadir la verdura que sea de tu gusto. Así mismo gracias a la incorporación de vegetales estaremos también incrementando el volumen del plato con muy pocas calorías.

El otro punto importante a tener en cuenta también es el tema de las salsas:  A las recetas de pastas les podemos agregar salsas con menos calorías:

Una salsa de crema convencional la podemos convertir en una salsa mucho mas liviana si por ejemplo le agregamos una menor cantidad de manteca, reemplazamos la leche entera por leche descremada,  también podemos usar una crema 0%.  Entonces podemos llevar una salsa de crema común de 360 calorías a 70 calorías de una salsa dietética.

Salsa 4 quesos (es extremadamente calórica): reemplazar el queso gruyere por un queso semiduro light, no se usa el queso fontina, el parmesano se reemplaza por queso rallado light, la manteca se reemplaza por leche descremada, la muzzarella se reemplaza por queso cremoso light, la crema se reemplaza por crema 0% .
.La salsa rosada dietética: la podemos preparar sacando la manteca y en lugar de la misma  se le pone almidón de maíz, y leche descremada.
La bolognesa dietética: le ponemos menos carne y reemplazamos la panceta por un jamón cocido bien magro.

domingo, 4 de mayo de 2014

Causas y factores que originan la obesidad y el sobrepeso

El aumento excesivo de peso es una enfermedad crónica que suele ser el resultado de la combinación de varias causas dando como resultado la obesidad o el sobrepeso. Se la define entonces como una enfermedad multifactorial. En general se puede encontrar un factor principal el cual funcionará como desencadenante. Podemos empezar nombrando:

La genética: existe una predisposición a engordar que se hereda. Cuando ambos padres son gordos, existe un 80 por ciento de probabilidades que los hijos también lo sean. Cuando uno solo de los padres es obeso el porcentaje baja al 50 por ciento. Si ninguno de los padres es obeso el porcentaje es solo 15 por ciento.
La genética influye en otros aspectos como la altura y tamaño del cuerpo. Tmbién esta relacionada con la forma en que el cuerpo quema energía.

El metabolismo: es el conjunto de funciones que realiza el cuerpo como por ejemplo la digestión, respiración etc. En algunas personas funciona más lentamente mientras que en otra lo hace más rápido y esto influye en cómo se utiliza la energía disponible. Cuando las personas delgadas comen de más, también queman más energía, cuando una persona obesa come excesivamente el organismo responde mucho menos. Un obeso puede aumentar mucho más de peso comiendo la misma cantidad de comida.
Cuando se realizan dietas muy restrictivas la velocidad del metabolismo también baja, el cuerpo se empieza a defender para ajustarse a la merma de comida y la disminución de peso no se hace tan evidente. Es decir  que a pesar de que podemos nacer con diferencias metabólicas, la exposición constante a una alimentación muy restrictiva puede aumentar la habilidad del cuerpo para conservar la energía (se acumula grasa). Muchas personas tratan de llegar a un peso muy por debajo de su peso posible, esto provoca que se activen los mecanismos de defensa de la misma si esta comiendo muy poca comida. Esto podría ser la explicación de por qué hacer dietas en forma constante provoca que al abandonarlas halla un aumento de peso, lo que comunmente se llama "efecto rebote". Al márgen de esto, debemos saber que existe un peso limite particular en cada individuo, esto quiere decir que aunque se siga comiendo igual no se engordará mas allá de ese peso (concepto de set point).

El medio ambiente, las conductas y hábitos: esto se refiere al ambiente en el que somos criados, en el cual crecimos y ya de adultos en nuestro ambiente social, laboral y familiar. Todo esto moldea nuestras conductas y hábitos.

El sedentarismo: un frecuente que la vida moderna junto a sus avances tecnológicos nos lleven a movernos cada vez en menor medida: el lavarropas, la heladera y freezer, la  "facilidad" de conseguir comida en un supermercado o despensa, el delivery, los electrodomésticos en general, el auto, la computadora y televisión son en parte causas del aumento de sobrepeso y obesidad en las últimas décadas.

comida que consumida sin control engorda
Comida chatarra, con moderación.