domingo, 18 de mayo de 2014

Razones y factores que te están impidiendo restar kilos.

escalera descendente

Todas las personas tienen sus características particulares y algunas de ellas pueden tener problemas para empezar a restar peso, si vos te encontrás dentro de este último grupo debes revisar si hay alguno de los factores que se enumerarán a continuación que puedan estar influenciándote y que te impidan llegar a tu cometido. Es positivo conocer estas dificultades que se pueden presentar para poder entender el origen del problema y tener mas armas para enfrentarlos.

Pueden ser de varios tipos:

Fármacos: algunos psicofármacos o antidepresivos, corticoides, anticonceptivos, la terapia de reemplazo hormonal en la menopausia, etc. pueden acarrear el aumento de peso.

Enfermedades: algunas enfermedades puede llevar a tener largos períodos de reposo junto con la falta de movilidad y una alimentación inadecuada, pueden hacer aumentar de peso.
Por otra parte algunas enfermedades como el hipotiroidismo o el síndrome de ovario poliquistico pueden dar como resultado un cuadro de sobrepeso u obesidad. El hipotiroidismo provoca que la glándula tiroides fabrique una menor cantidad de hormona (T3 y T4). Así si la T3 y T4 no están en cantidad suficiente en el organismo es probable que el metabolismo se haga mas lento, y que por lo tanto le cueste  mas quemar calorías. Otro síntoma del hipotiroidismo es cansancio y debilidad. No obstante el hipotiroidismo tiene un tratamiento relativamente fácil de llevar a cabo y una vez que es diagnosticado no supone una barrera para bajar de peso. El ovario poliquistico se caracteriza por un exceso en la producción de andrógenos que puede dar como resultado obesidad abdominal, manchas oscuras en cuello y manos, acné, irregularidad menstrual, problemas de fertilidad y aparición de vello en diferentes partes del cuerpo.
Otro de los factores o cuadros que hacen engordar es la insulinorresistencia, que tiene como característica que el músculo e hígado desarrollan una resistencia a la insulina impidiendo su entrada a estos tejidos, el exceso de insulina en la sangre favorece la fabricación de grasa. Cabe destacar que si este cuadro es detectado a tiempo se puede prevenir la aparición del sobrepeso y de la diabetes.

El exceso de alcohol: el alcohol aporta calorías vacías, es decir son calorías que no provee de nutrientes. Un consumo sin control de alcohol en general contribuye al aumento de peso.

Tratamientos inadecuados: las famosas dietas de moda, así también como el uso de anfetaminas pueden desencadenar un aumento de peso que en muchas ocasiones será mayor al peso con el que se empezó el tratamiento, ya que se produce el famoso efecto rebote.

Menarca: las niñas a llegar a la edad de la pubertad (alrededor de los 11 o 12 años) debe enfrentarse a algunos cambios en su organismo, empieza la producción de estrógenos y las niñas tienen su primer periodo menstrual. Se comenzarán a desarrollar los senos, las caderas ensancharán y cambiará la distribución de la grasa corporal. En este período muchos adolescentes aumentan de peso. Al momento de gran revolución hormonal se le debe sumar la ansiedad propia de la edad, que muchas veces lleva a comer en exceso.

Cirugía: una operación o pos-operatorio largo pueden hacer subir de peso.

Embarazo: este es un momento biológico en el cual muchas mujeres tienen tendencia a subir más de peso de lo previsto ya que puede haber una disminución de la actividad o bien porque pueda haber una idea  errónea de que deben comer por dos. También se debe tener en cuenta que para la mujer es un momento biológico especial ya que la misma debe proveer de nutrientes al bebé. Hacer una dieta en este período tampoco es entonces una buena idea ya que puede dar como resultado problemas en el parto o bajo peso al nacer entre otras complicaciones. Es decir la indicación es comer adecuadamente y subir de peso según lo acordado con el médico.

Los estados emocionales: pueden influir sobre una persona y su alimentación dando como resultado un aumento del peso. Determinadas personas comen como resultado de sufrir emociones negativas tales como la tristeza, el aburrimiento, los enojos, el estrés, etc. También existen otras situaciones más puntuales como puede ser las pérdidas familiares, las mudanzas, el casamiento, el divorcio, el comienzo de la escuela, son todas cuestiones que pueden provocar momentos de angustia, cambio o crisis y que en general terminan en un exceso de comida.

Hay otros factores que también hacen engordar y que están relacionadas con el ámbito social:

Cambios económicos-laborales: los mismos pueden influir en nuestras conductas alimentarias. Cuando uno posee un mayor poder adquisitivo generalmente tiene más acceso a alimentos de mejor calidad y en mayor cantidad, también estas personas por tener un mayor acceso al confort o ciertas comodidades puede que sean personas más sedentarias y con menor movimiento.

Situaciones sociales: las fiestas, las reuniones familiares, laborales, de amigos siempre son un buen caldo de cultivo para terminar comiendo de más. Lo importante en estos casos es promover estrategias y herramientas que puedan ayudar a la persona a "defenderse" en estas situaciones pero siempre tratando de no pecar de grosero o antisociable.

La publicidad: los medios de comunicación nos "invaden" permanentemente con publicidades de alimentos calóricos como pueden ser golosinas, gaseosas, postres y nos motiva a un consumo desmedido donde el resultado será el aumente de peso. Existe una cosa mas que empeora la situación y esto es que suelen ser alimentos con alto poder adictivo y moderar su consumo puede ser complicado en  algunas ocasiones.
Publicar un comentario