domingo, 8 de junio de 2014

Como bajar tu consumo diario de calorías para no engordar

ying-yang
No olvidar el equilibrio y la moderación

Si tenías un exceso de peso pero ahora llegaste a un peso saludable y no querés volver a engordar debes hacer hincapié en controlar las calorías que ingerís para así poder mantenerte saludable.
En la actualidad el ritmo de vida acelerado, la falta de tiempo y también el exceso de ocupaciones, actividades y obligaciones nos llevan a recortar tiempos por donde sea. Una de las primeras cosas que solemos dejar de prestar atención es a la comida, terminamos no respetando horarios, comiendo demasiado rápido, comiendo cuando nos "acordamos" o directamente no comiendo. El final del día usualmente nos da como resultado que a lo mejor hicimos 2, 1 o ninguna ingesta  (pasamos por alto varias comidas) y terminamos con una cena abundante en el mejor de los casos, cuando no excesiva. Como conclusión solemos terminar nuestro día ingiriendo cantidades desmedidas de comidas llenas de grasas, azúcares, ricas en sal y con poco valor nutritivo y de saciedad, es decir, si el día con la comida fue tan desorganizado vamos acumulando apetito y cuándo nos queremos acordar tenemos ganas de "comernos todo", este hambre "reactiva" nos hará tender a buscar los alimentos mas suculentos, calóricos y nocivos para nuestro peso. Casi nada...bah!


Porciones: mejor chicas y muchas, no grandes y pocas

Debemos tratar por todos los medio de no terminar haciendo una o dos comidas por día lo único que conseguiremos con esto es "aplastar" el metabolismo haciendo que nuestro cuerpo deje de quemar calorías con eficiencia. Incorporar varias comidas al día regularmente con alimentos saludables es mucho mejor que hacer una o dos comidas abundantes en el día. Tratar de achicar las porciones y no repetir.


Preparar los alimentos y comidas con una forma de cocinar adecuada a nuestros objetivos

Para cocinar siempre es preferible: el horno, hervido, a la parrilla, grill, microondas, etc.
También se le debe prestar atención al uso de aderezos los cuales deberán ser con poco o sin valor calórico, ejemplos de estos pueden ser: el vinagre, el aceto balsámico, el Limón, el ketchup o la mostaza. Evitar la mayonesa y salsa golf.

 En lo posible espaciar el uso de alimentos con alto contenido graso cuando se esta cocinando, a saber: margarinas, manteca, crema y aceites. Usar rocío vegetal (existen varias marcas).
Elegir alimentos de todos las variedades, prestarle atención a los alimentos que sean bajos en grasa y calorías: Ingerir cereales (como arroz, harina de maíz, avena, fideos, etc.), productos lácteos ya sea queso, leche o yogur en sus formas descremadas o parcialmente descremadas (no consumir productos enteros), frutas, hortalizas, carnes blancas de pollo o pescado y cortes vacunos con bajo tenor graso.


A levantarse y moverse!!!

Por otra parte, que vayamos 1 o 2 veces por semana a hacer actividad física no es lo único que se puede hacer para controlar el peso, cosas sencillas y que parecen poco importantes también ayudarán, el movimiento diario es fundamental: caminar, subir por las escaleras en vez de usar siempre el ascensor, sacar la bicicleta de la baulera y comenzar a utilizarla. Darle un par de días de descanso al auto no esta nada mal. Estar quietos mucho tiempo no nos beneficia por mas que vayamos al gimnasio.Nota: El ejercicio debe ser siempre adecuado a cada caso y persona en particular por lo cual siempre es conveniente hacer una consulta previa con tu médico de confianza.
Publicar un comentario