domingo, 19 de julio de 2009

Función de la fibra soluble e insoluble

Las fibras son compuestos de los alimentos que no pueden ser digeridos por el organismo, atraviesan el tracto digestivo realizando una función limpiadora. Una dieta con adecuadas cantidades de fibra reducen las posibilidades de padecer constipación, colon irritable, diverticulosis y cáncer de colon además además tienen otros beneficios como dar sensación de saciedad (muy importante en las dietas de bajas calorías) y regular los niveles de azúcar en sangre. Las fibras no aportan calorías o pueden llegar aportar muy pocas de las mismas.
La fibra soluble al tomar contacto con el agua forma geles, que atrapan al colesterol y las sales biliares en el intestino y todo esto es eliminado del cuerpo por la materia fecal, de aquí que los nutricionistas, en casos de alto colesterol, sugerimos la ingesta de fibra soluble. En el intestino grueso la fibra soluble fermenta y se forman ácidos grasos de cadena corta que aportaran al organismo 2 calorias por gramo, que es la mitad de lo que aportaría cualquier otro hidrato de carbono.
La fibra insoluble, como lo aclara su nombre, no se disuelve en el agua, la misma flota, absorbe agua, estimulan el tránsito intestinal y ayudan a movilizar mas rápidamente fuera del organismo sustancias que puedan llegar a ser tóxicas para el organismo. Las fibras insolubles se considera que casi no aportan calorías.
La mayoría de los alimentos de origen vegetal contienen, en su mayoría, los 2 tipos de fibras en diferentes proporciones, según el alimento que se trate.

Podes seguir leyendo:
Como un nutricionista ayuda a bajar de peso
¿El agua ayuda a adelgazar?


Grasas en la sangre y salud

grasas en sangre
El problema del aumento del colesterol y otras grasas en sangre es un problema muy actual, el mismo se debe atender porque que se relaciona de forma directa con las enfermedades cardiovasculares ya que provoca el estrechamiento de las paredes arteriales (arterioesclerosis), además debemos señalar que las enfermedades cardiovasculares, son la primer causa de muerte en el primer mundo. En nuestro país alrededor del 45 por ciento de las muertes están relacionadas con trastornos circulatorios.
A pesar de todo lo anteriormente dicho, el colesterol en su justa medida, es indispensable para la salud del organismo y el mismo se fabrica en el hígado. Tiene como funciones fundamentales: forma parte de las membranas celulares, interviene en la síntesis de hormonas tanto femeninas como masculinas, es precursor de las hormonas de la corteza suprarrenal, de la vitamina D, además cumple funciones de defensa y desintoxicación.
Las grasas en sangre (en especial colesterol , triglicéridos) en la sangre desempeñan un papel fundamental en el organismo, pero es necesario que se encuentren en equilibrio, ya que el exceso puede ser peligroso. Si tenemos altos índices de colesterol, esto puede provocar que se formen pequeñas placas (placas de ateroma) en las arterias que disminuyen la luz de la misma y contribuyen a una mayor probabilidad de que se tapen, provocando por ejemplo, infartos. A si mismo si el valor de triglicéridos es excesivo, esto provoca que la sangre se haga menos fluida.
Como es el caso de muchas otras sustancias que constituyen el cuerpo, el exceso o la carencia de lípidos o grasas puede ser perjudicial. Por ejemplo las cifras de colesterol total no deben superar los 200 miligramos por 100 centimetros cubicos de sangre, ni tampoco debe disminuir mas allá de 100 miigramos.
Por otra parte el colesterol posee 2 fracciones: la fracción denominada HDL (colesterol bueno) y la fracción denominada LDL (colesterol malo) o también llamado de baja densidad, hay también una tercer fracción denominada VLDL, que su exceso también resulta nocivo. Estas fracciones no deben confundirse con el valor de colesterol total nombrado con anterioridad y que dijimos que no debe superar los 200 miligramos por 100 centimetros cubicos.
Ahora bien, desde el punto de vista nutricional tenemos otros tipos de grasas, las comunente llamadas “grasas buenas” y “grasas malas” (grasas insaturadas y saturadas respectivamente).
La experiencia y las estadísticas demuestran que las poblaciones que consumen un exceso de carne de vaca, en especial de animales jóvenes como novillo y ternera, carne o embutidos de cerdo, manteca, lacteos enteros y chocolate (todos estos alimentos son ricos en grasas saturadas) son mas propensos a contraer determinadas dolencias tales como: enfermedades cardiovasculares, cáncer, enfermedades degenerativas, alergias, irritabilidad, insomnio, estados depresivos, etc.
En cambio en los lugares donde se consume pescado, aceites vegetales, sobre todos los de primera prensada en frio (todos alimentos ricos en grasas insaturadas) la gente suele padecer estas enfermedades en mucha menor medida.





Didáctico video de la "National Geographic" donde se muestra como se forma la placa de ateroma que tapa las arterias.

lunes, 15 de junio de 2009

Coach de nutrición

Básicamente el coach de nutrición se refiere a acompañamiento, tradicionalmente este término es usado en conexión con cuestiones que tienen que ver con la actividad deportiva, la acepción de esta terminología se ha expandido para llegar a nuestra actividad. El coaching nutricional refiere a cuestiones que tienen que ver con identificar las acciones que comprometen la salud integral y potenciar recursos y fortalezas buscando disolver barreras y obstáculos. Entretanto se busca potenciar al máximo la motivación del paciente.
El paciente con problemas de peso, con frecuencia, es una persona que ha intentado varios tratamientos o dietas y ha fallado, también suele suceder que halla de alguna forma conciente o no, un gran temor al cambio por diversos factores, también influye el hecho que en esta sociedad donde vivimos, todo este preparado para que seamos algo parecidos a “maquinas de comer”: el acceso a comida rica en grasas, las porciones superabundantes tan frecuente , el acceso facilitado a la misma, el sedentarismo, en definitiva, una cultura del exceso y poco movimiento, forman un cóctel para que muchas veces parezca una misión imposible seguir con un plan alimentario que pueda dar resultado.
En el coaching nutricional, como proceso, se le da importancia a la capacitación con respecto a diversas cuestiones que atañen a la alimentación, se aprende mediante técnicas especificas a poder llevar adelante el plan alimentario sin dificultades; al mismo tiempo se realiza hincapié sobre el estimulo y confianza del paciente que usualmente son puntos débiles o, también, con frecuencia cuesta mantenerlos intactos a lo largo de un proceso como puede ser el descenso de peso.
El proceso de coaching nutricional, además, implica la búsqueda de una nueva relación con el paciente en donde el profesional no se limite a esa ya clásica y rígida estructura verticalista donde el mismo da indicaciones y ordenes, sino que además, el profesional, se pueda convertir en un facilitador, incentivando del paciente a que pueda lograr ser un “nicho de acciones” orientado a alcanzar metas especificas, lo cual también alimentara la autoconfianza y el estimulo del paciente en el tratamiento, al ver que su situación mejora., entonces generaremos que el circuito se retroalimente, y se puedan seguir buscando constantemente mejoras y cambios para mantener en alto el tratamiento.