lunes, 6 de febrero de 2012

Beneficios del polen y propiedades curativas

Los beneficios del polen y las propiedades del mismo , son para muchas personas desconocidas, por ser un alimento poco frecuente. El polen es un polvo fino producto de los órganos masculinos de las flores y de secreciones propias de las abejas. Posee una interesante composición quimica: proteínas, vitaminas (provitamina A, grupo B y vitamina C) , minerales, oligoelementos, enzimas y otras sustancias. De esta forma podemos considerar al polen un tónico energético y revitalizante poderoso que combate la fatiga mental, abre el apetito y baja la presión arterial.
Los componentes del polen tienen alta biodisponibilidad para nuestro organismo, por lo que sus propiedades se pueden aprovechar en alta proporción. Se lo suele indicar en casos de anemia, ya que incrementa la síntesis de glóbulos rojos. También actúa como regulador intestinal, mejorando la digestión de los alimentos, generando así una mejora en algunos tipos de diarrea y en el estreñimiento.
Para escoger un polen de buena calidad, es necesario, estrujar un gránulo entre los dedos: debe tener un aspecto suave y algo arenoso, el polen que no se disuelve con facilidad en la boca o cuya consistencia es crujiente seguramente sea un polen que ha perdido bastante de su poder nutritivo. El color de los gránulos puede presentar amplias variaciones: amarillo claro, anaranjado y en ocasiones marrón o negro.
El polen se debe guardar en un lugar fresco y seco, ya que la humedad excesiva provoca la formación de hongos Se puede tomar de 1 a 3 cucharadas de postre al día con líquidos fríos o tibios, se puede endulzar con miel o mermeladas, jugos naturales, leche, yogures o solo. Es aconsejable tomarlo en ayunas. Es importante al adquirir este producto mirar la fecha de vencimiento ya que a lo largo de un año, el mismo, puede perder gran parte de su poder nutritivo.

domingo, 25 de septiembre de 2011

Tratamiento nutricional para bajar de peso y 6 claves básicas

alimentos del tratamiento para adelgazarEn el tratamiento nutricional para bajar de peso podemos distinguir 6 claves básicas que se relacionan con el proceso de adelgazamiento pero también con el mantenimiento.
De las personas que deberían realizar un tratamiento para bajar de peso, la mayoría no lo realiza, hay una parte de las personas que sí lo necesita pero lo abandona, así mismo hay una proporción de personas que hacen el tratamiento pero después terminan recuperando el peso perdido. Podríamos suponer entonces que el tema del sobrepeso y obesidad son causas perdidas pero deberíamos mirar al tema con otra perspectiva. Los objetivos que en ocasiones se plantean a los pacientes están alejados de la realidad, no se puede pretender que una persona de 50 años que sufrió de obesidad la mayor parte de su vida, pese 75 kilos que es lo que puede eventualmente marcar una tabla, la misma, es una referencia, pero no es un indicador tan tajante.
Estos consejos entonces pueden ser útiles si lo que nos proponemos es que nuestro tratamiento pueda durar en el tiempo y considerarlo exitoso:
1- Poseer objetivos realistas, querer ir mas allá de donde podemos con objetivos irreales nos llevará a la frustración, a pensar en negativo y querer abandonar el tratamiento. El mismo dura para toda la vida: comer de forma correcta y adoptar el ejercicio y movimiento como un hábito para siempre. El éxito no se encuentra solo en el hecho de bajar de peso sino también en mantenerse.
2-El tratamiento debe estar repleto también de aprendizaje, no solo es conducta, motivación o voluntad. Se puede ir aprendiendo, junto a su terapeuta, sobre determinadas cuestiones que pueden tener que ver con como desenvolverse en determinadas ocasiones, como por ejemplo: fiestas, reuniones, eventos sociales, encuentro familiares, o cualquier otra situación donde pueda quedar expuesto a situaciones alimentarias de riesgo.
3- Otro punto de suma importancia es poder elegir un profesional que nos acompañe que tenga la misma visión del asunto. Un profesional que solo mida kilos bajados con cada entrevista y no acompañe y estimule al paciente en sus cambios y logros, ya sea sean grandes o pequeños, es un pasaporte al fracaso.
4-Poseer buena información en cuanto a la composición de los alimentos, leer los rótulos, investigar las cantidades de calorías, grasas, hidratos de carbono y proteínas, contribuye a nuestro conocimiento, y tener mas conocimiento nos puede ayudar a discernir entre las mejores y peores opciones que podemos realizar con las comidas.
5-Evitar ir a comer a tenedores libres, a pizzerias o restaurantes, estos lugares son propicios para echar a perder cualquier plan alimenticio para adelgazar. Por el contrario, nuestro hogar y nuestra mesa es el lugar donde podemos tener el mayor control sobre lo que consumimos. En casa nos concentramos en el acto de comer y en el tipo de comidas que consumimos.
6-Por supuesto, no dejar la actividad física de lado. Los pacientes, a veces, no toman conciencia del enorme beneficio que resulta el ejercicio cuando se quiere adelgazar. Un cuerpo entrenado, aún en reposo, quema mas calorías que un cuerpo no entrenado.

Definición de la nutrición ortomolecular

definicion nutricion ortomolecular Definición de nutrición ortomolecular: se ocupa de tratar de brindarle a las células los nutrientes adecuados para que las mismas tengan el mejor funcionamiento posible.
Si bien esta corriente de la nutrición no entra dentro de los carriles convencionales, es interesante conocer de que se trata y en que consiste ya que hay muchos profesionales y estudios que la avalan.
Entre sus premisas principales podemos enunciar que considera a cada organismo como entes particulares, con características y bioquimicas diferentes. Mediante una nutrición específica con componentes naturales, tiene como misión equilibrar la bioquimica del cuerpo. De esta manera lo que se busca lograr es que con esto el organismo ponga en funcionamiento sus propios sistemas de curación.
Todas las personas poseen una bioquímica particular, la cual puede dejar predispuesto al individuo a desarrollar ciertas enfermedades o síntomas. Gracias a esta especificidad bioquímica, en nutrición ortomolecular no hay reglas que se puedan considerar estandar sobre alimentación. Lo que es sano para una persona, puede no serlo para otra: por ejemplo algunas personas se sienten mejor comiendo vegetales cocinados que vegetales crudos. También por ejemplo puede ocurrir que no todo el mundo se sienta mejor siendo vegetariano. El gran desafio entonces consiste en descubrir las necesidades individuales de cada organismo y la nutrición ortomolecuar es la gran herramienta para realizar este trabajo.

La nutrición ortomolecular puede ayudar en diversas dolencias tales como:
Alteraciones intestinales (candidiasis, crecimiento bacteriano patológico, parásitos, intestino irritable, colitis ulcerosa, diarreas, estreñimiento, etc.), inflamación crónica, problemas cardiovasculares, depresión y trastornos mentales, ansiedad, escasa vitalidad, migrañas, trastornos menstruales, patologías de la tiroides, retención de líquidos, sobrepeso, Artritis, osteoporosis, fibromialgia, etc.